Thursday, February 20, 2020
Inicio Blog

Mexico, día 7. La pupa

0
·

La metamorfosis es el proceso en que la oruga hace un capullo y se queda ahí, por un par de semanas, o meses, hasta que se transforma en mariposa.

Creemos que de alguna mágica manera, a la oruga le salen patitas distintas, y alas y que lo que vemos es la oruga convertida. Pero no. Para transformarse en mariposa la oruga se desintegra. Queda convertida en un líquido plasmático y luego desde ése plasma se va formando la mariposa.
La fase de la “pupa” es cuando desaparece como oruga.
(Luego vendrá el capullo, la fase en la que se forma la mariposa)
Llevo una semana acá y no puedo decir que haya sido todo rosas y unicornios. Me doy cuenta sin embargo y a cuenta cabal cuánto apego he tenido por la vida maravillosa en mi casa en Heredia.
Es difícil de comprender que se haga algo sin saber los propósitos y las causas. Quemar las naves, dejarlo todo y montarse en un avión e irse a otro país, porque si, y nada más.
Parece una locura, si no una franca y completa estupidez, mucho más cuando se tenía una vida hermosa y en paz. Y sin embargo, no. Es mucho más profundo que eso.
De los regalos más fascinantes que nos da el perdón en serio es que te das cuenta de que no pasó nada. En serio nada. No hay peligros. Te das cuenta de que en serio nada Real puede ser amenazado y que, sin importar lo que los sentidos te dicen, todo, siempre está bien.
Otro es una comunicación fluida con tu Voz Interna. Como si llevaras un piloto interno que te dirige, inescrutablemente a través de los eventos y las situaciones.
Entender que el ego NO existe, es indispensable.
NO hay forma de cometer errores. Y toda culpa está injustificada.
Mientras escribo esto, tengo la mente y las emociones muy revueltos. Me duele (Emocionalmente) el pecho, me hace falta todo lo conocido y lo querido. Desde mis hijos y mi perra hasta los colibríes y el sonido de los pinos encima de mi casa.
Pasado mañana se llevan a Olya a su nueva casa, una finca en la zona de los Santos. El chalet será desocupado en tres días y otra gente, y otros perros estarán ahí. Mis cosas distribuidas entre mis hijos.
Lo escribo y se me agolpa el llanto en la garganta.
Morir no es fácil, nos da tanto miedo dejar todo a lo que le hemos dado significados.
Un par de días antes de venirme para acá, me senté en el jardín y hablé con los árboles, el río, las flores, mis matas de chayote y ayote y les dije adiós, con todo el amor y la gratitud del mundo.
En realidad no me quería ir. Hacía un año que me había tocado un viaje por un asunto de familia e hice un enorme berrinche por tener que viajar cuatro días.
¿Porqué entonces hice ésto? ¿Porqué venirme por cuatro meses a un país en el que no tengo historia ni a nadie conocido o querido? ¿Porque dejar un remanso de paz para venirme a vivir a un caótico y multitudinario laberinto de cemento, ruido y humo?
En principio porque las decisiones nunca las tomamos nosotros “la falsa prerrogativa de tomar decisiones”, dice el CM en el capítulo 8.
No. No hay razones aparentes. Y sin embargo, ya encontré al menos una: Si mi Paz depende de mi entorno, no es MI paz.
Si yo no soy Paz dondequiera que vaya, entonces hay que sanar aquello en mi que no sea Paz.
El dolor primario del ser humano, según el CM, viene de la sensación de estar separados.
Toma todas las formas que se nos pueden ocurrir. Enojo con el vecino por poner rancheras desde las 5 de la mañana, tristeza por ver basura en la calle. Sensaciones de soledad, frustración, rechazo, abandono y todas las yerbas similares.
Todo dolor viene de la sensación de que estamos separados.
Y creo, que el cuento del “pecado original”, ese que en el catolicismo se “lava” con el bautismo, es justo esa sensación. La separación del Amor. Alejarnos de lo conocido y lo amado solo nos mete el dedo en ésa herida.
Hoy estoy ahi.
Y agradezco profundamente la oportunidad de ver este dolor, de sentirlo y sentirlo y sentirlo.
Es profundo y se siente enorme, más, no hay grados de dificultad en los milagros.
No hay nada “más profundo” o “más enorme”. Es una sensación a la que yo le he puesto todos los significados.
………………………………………………………………
Hace un tiempo tuve una experiencia muy interesante. Baste decir que fue una situación inducida que me llevó a creer por un momento que era posible que hubiera muerto y no sabía si, al abrir los ojos, iba a ver mi ventana y mi casa o si iba a encontrarme en otro cuerpo y otra experiencia de vida.
Supe mientras me preparaba para abrir los ojos, que olga y todo lo que ella significa iba a ser olvidado.
Supe que todo lo querido, todo lo conocido, todo lo que creo hermoso y cálido en mi vida, mis hijos, mi perra, mi historia de viajes, bosques y mares, mi personalidad intensa, mis emociones a flor de piel, mi sentido del humor… TODO, va a desaparecer. TODO.
Olga va a desaparecer.
Porque al final Olga es sólo polvo en el viento. Olga es irreal, no existe. Por querida y trabajada que haya sido. Sin importar cuánto tiempo y trabajo le haya dedicado a ser mejor, más feliz, más “buena”, más inteligente, solidaria o preparada, Olga es polvo, nada más.
Lo escribo y el dolor se intensifica. Soltar la vida de Olga es inevitable. Y si quiero ser libre (Y quiero ser libre) y si quiero volver al Amor en serio, tengo que soltar mi apego por todo lo que creo que es Olga.
Mucha gente acá sabe que hace diez años más o menos, lo perdí todo. Casas, carros, status, carrera, belleza física, pareja y salud. Me costó varios años perdonar a Dios. Hasta que una noche entendí que lo único que había perdido era la idea de que yo era mi status, mi cuerpo, o mi trabajo. Y que ahora soy libre de ésas ideas.
Diez años después, de nuevo estoy acá. Con otra perspectiva completamente.
Me sé amada. Sé que tengo una vida feliz, sin importar donde esté o si estoy sola o rodeada de gente y lugares amados. Mi Voz Interna me acompaña, me guía, me protege. Sutilmente, y con una gentileza que siempre me hace sonreír.
Comprender que no hay forma de tomar decisiones y que esto es pasado hace todo más fácil. (No tengo la sombra ni la posibilidad de haber cometido un error, ni de castigarme por éso).
Porque ahora veo esto y comprendo que voy a entender la historia en retrospectiva, que estoy pasando por una metamorfosis y que la oruga tiene que desaparecer para que la mariposa pueda volar.
Hoy, sentada en un apartamentito diminuto, sumida en el cemento y en una ciudad gigante y sin tener idea de para donde voy, sé que lo único que tengo que hacer es sentir lo que estoy sintiendo y si hay dolor entregarlo para ser re-interpretado. Eso es todo.
No tengo que hacer nada. Sólo entregar mis emociones para que sean re-interpretadas. Este dolor no es Real. Es una sensación a la que le he dado un significado, y una historia. Pero no es Real.
Y yo soy, ante todo y sobre todo Paz. Donde quiera que esté.
Tenemos una película feliz, por contradictorio que parezca esto en éste momento. No hablo de la mía, hablo del Yo que somos en realidad. TODOS, TODO.

En un día en que el mundo parece estremecerse entre guerras, terremotos y otras yerbas, solo podemos fijar la atención en Jesús (Nuestro Yo Superior) caminando sobre las aguas (Emociones), y fijar la vista en ése Ser en nosotros, saber que podemos también caminar por encima de la tormenta y sonreír tranquilos, porque al final, NADA REAL PUEDE SER AMENAZADO. NADA IRREAL EXISTE. Y EN ESO RADICA LA PAZ DE DIOS.

México, día 3: El Templo Mayor – Seguimos vivos

0

Mexico Día 3. La lección del tiempo, de la historia y de nuestra resiliente humanidad

 

Hoy me fui para el Zocalo, esta plaza dramáticamente grande. Y viví un montón de emociones como suele sucedernos cuando viajamos. Iba a comprar unas pinturas… Nada más. ¡Si claro! ¡JA!

Cada vez comprendo mejor el sistema y por una vez no me perdí viniendo de vuelta. En el Centro Histórico di mil vueltas y anduve como dos horas buscando un museo que nunca encontré (El de la Inquisición. ¡Este morbo! ¿Qué les digo?)

Pero descubrí, primero la Catedral Metropolitana y luego la magnificencia de Tenochtitlan.

En principio, tengo que comentar que para este viaje hice la tarea, y me vi y leí todo lo que pude encontrar de historia de México. Dos grandes aciertos fueron Diana Uribe, esta maravillosa relatadora de historias de la historia, y “Cortés”, la serie de Amazon Prime. 

Ver ese montón de piedras juntas no tiene ningún sentido hasta que sabés qué contienen. Los significados que les damos a las cosas siempre son los que nos hacen sonreír, llorar o encolerizarnos… Y hoy, pasé por las tres.

En principio, porque al llegar a la estación del metro en el Zocalo, te recibe un mapa explicando Tenochtitlan, y luego al subir, la ves, en maqueta y en vivo… lo que quedó. Lo poco que quedó. 🙁

Pero tenemos que ver de cerca la historia.

No todos los mártires son mártires en serio. Y no todos los hijueputas, lo son en serio. No le quito un pelo a la codicia irracional de los españoles, ni estoy haciendo una apología de todas sus brutalidades en la conquista.

Pero veamos de dónde venían: Un lugar donde ya la tierra estaba tomada por la nobleza y la gente se moría de hambre, sin posibilidad de progresar, crecer o cambiar más que teniendo oro.

Y la verdad es que los mexicas (Conocidos como aztecas por los españoles) eran unos grandes cabrones.

De no haberlo sido, los españoles no hubieran tenido tanta suerte. Pero ellos explotaron en impuestos y sangre a las comunidades que estaban dentro del imperio. Y el “Divide y vencerás” europeo triunfó acá dramáticamente.

Fueron miles de nativos los que apoyaron a Cortés. No podemos obviarlo. Aunque nos encantaría pensar que los malos son los del otro lado. ¡Nah! En la historia no hay buenos o malos, hay seres humanos, con motivos y caminos distintos.

Sin embargo al llegar a la orilla de lo que fue el Templo Mayor me conmovió hasta las lágrimas. ¡No sé! Tal vez es todo el dolor y la violencia que se vivió ahí con la caída de la ciudad. Y me refiero a la conquista.

El Templo Mayor hoy, me tocó el corazón y me sacó las entrañas.

Lo que comenzó el final fueron los sacrificios humanos. La perfecta excusa.

Los sacrificios humanos, tan detestados por nuestra sociedad europeizada eran un asunto cotidiano. Se hacían para apoyar las cosechas, pedir la lluvia y mantener el control ante los dioses. La sangre es la energía suprema y darla a los dioses era lógico desde la visión mexica.

Para los españoles eran la abominación y sin embargo al mismo tiempo la inquisición estaba quemando y torturando gente a lo bestia por motivos mucho menos enaltecedores.

Religiones, al final. Ambas. Política disfrazada de creencias. Dioses políticos que requieren pagos, de una u otra manera. 

Sin embargo, ver cómo se arrasó esta ciudad y cómo sus piedras se convirtieron en catedral y en palacios gubernamentales   siempre causa un dolor interno, una inevitable identificación con los vencidos que siguen acá, vivos.

Querríamos haberles podido decir a estos cabrones del otro lado:  “Dejennos en paz, tomen el oro y vuelvan al mar”, como lo cantaba Alux Nahual en ésta maravilla de canción. 

No voy a hacer de ésto un juicio de la historia. ¿Cómo para qué sería?, digo yo. Ya los hemos juzgado hasta el absurdo. No tiene mucho sentido.

Lo que me parece demoledor y lo he vivido en México a cada paso, es que si.

SIGUEN VIVOS. 

A los mexicanos les trataron de quitar la identidad y luego les arrebataron 67% de su territorio (Estados Unidos), y sin embargo… Yo vivo actualmente en un lugar que se llama Itzacalco (Nahuatl, sin duda) y Trump está viendo como monta una pared para que no sigan pasándose los mexicanos a las tierras que eran de ellos.

¡Y ellos se llaman México, no Nueva España!

Siguen vivos. Y en el tiempo, por debajo de la mesa, quediticos, muerden y arrancan su victoria a cientos de años de la última batalla. 

Me encanta el símbolo.

“El show no se termina hasta que la gorda cante”. 

Nos podemos creer fenomenalmente vencidos. Y sin embargo, el tiempo sonríe.

Tarde o temprano volveremos a ver y nos daremos cuenta de que las batallas son éso: Pasos en la vida. En unas nos va bien, en otras no tanto. En unas triunfamos y nos damos un espaldarazo a nosotros mismos. Otras parecen destruir hasta nuestros cimientos.

Pero seguimos vivos.

Y si algo aprendí hoy de México, los mexicanos y Tenochtitlan es que no importa cuántas veces te maten, seguirás inevitablemente viv@. 

Y volverás a ganar, en algún momento, otra batalla. 

Quetzalcoatl, la serpiente emplumada.

No voy a entrar en toda la explicación porque me dan las 3 de la mañana, pero baste decir que es la serpiente (El ser terrestre, que se arrastra) que se convierte en un ave mágica y hermosa. Encuentra su divinidad y va hacia ella.

Si puedo pensar en un símbolo que me recuerda a la Presencia que vive en nosotros es ese. 

No importa cuánto nos arrastremos por la vida. Tarde o temprano, inevitablemente, volaremos. Todos. 🙂


Por último pongo esta foto… ¡me hizo tanta gracia! Si hubieran andado buscando una “tortera” (femenina), ¡tendría brete en México!

(para mis amigos de otras partes del mundo “tortero” en Costa Rica es alguien que comete muchos errores que tienen consecuencias. Por ejemplo un embarazo no deseado es “una torta”… o sea, yo soy la definición de “tortera”, por ejemplo 😂)

México, día 1.

0

México, día 1. Los viajes se parecen a los ponies (Los caballitos esos lindos en los que se basa “My Little Pony”) desde lejos se ven super lindos, pero cuando ya estás montado, te das cuenta de que pueden ser jodidos y te pueden bajar de la silla con una patada al aire.

México día 1.

Después de todo un mes de estarme preparando, estoy acá.

Y no, no estoy feliz. Extraño mi casa, mi jardín, el sonido de los pinos y Olya. Veo hacia afuera de la ventana y el paisaje es un parqueo y carros.

Pero si algo he aprendido es que no se puede, del todo juzgar lo que te está sucediendo si no estás bien vos. O sea, en éste momento, me duelen los pies, y aún tengo el cansancio acumulado de varios días de… ¡de todo!

Por lo que, aunque si me ofrecieran un tiquete aéreo para devolverme hoy mismo lo tomaría sin pensarlo. ¡Pero! no es un buen momento para siquiera juzgar la situación.

Todavía estoy agotada y mi percepción está alterada, por decir poco.

Ayer fue un día muy largo y lleno de emociones. Mi casero, agradablemente inteligente y sensible me dió una bienvenida fantástica y no sólo me enseñó algunos lugares de ésta ciudad gigante, si no que, me enseñó a usar los “peceros” y el metro, que acá es indispensable.

Los peceros (Creo que es con c) son microbuses pequeñas, y van y vienen por toda la ciudad. El metro es de una eficiencia impresionante. No puedo dejar de pensar en aquel minivideo de “Happiness” (link) cada vez que lo uso.

La gente es fenomenalmente amable. En los peceros, que cuestan $5MXN (Como $0.25), la gente se pasa el dinero entre ellos. Es una rutina increíblemente llamativa. “Le pasa esto al conductor por favor… Al Viaducto”… Y la otra persona que está más cerca se los pasa al conductor. Al llegar a la parada, el chofer para.

¿Recuerda? No sé.

Pero para en cada lugar que le indican, aunque esa indicación haya sido entre otras docenas de direcciones y lugares, durante todo el día.

Me parece una humanización impresionante de una ciudad que podría des-humanizar a sus habitantes trágicamente. Pero no. Ellos se hablan, se miran, se saludan: “Soy humano y vos también”. Una lección de humildad, por decir poco. 

Fuimos al Centro Histórico de México, “el Zócalo”(1). Estuve en el 2013, y sin embargo es como si nunca lo hubiera visto. La sensación de asombro se apoderó de mi desde el momento en que, desde las escaleras que suben del metro vi la cúpula de la catedral.

Es más allá de la fascinante arquitectura y la grandiosidad de ésta enorme plaza y sus edificios magníficos.

Es que, caminás sobre la historia que nos marca a todos en Latinoamérica. Caminás en Tenochtitlan. Caminás en la tierra de los Olmecas y los Teotihuacanos, caminás por la historia en la que nuestra sangre y nuestras ganas están marcadas a fuego.

Y si bien siempre estás caminando sobre historia, sin importar en qué parte del mundo estés, esto era el centro de esta parte de América y su caída ante los españoles marca el que yo, en este momento esté, de hecho, escribiendo en éste idioma.

Almorcé una “torta al pastor” (¡la delicia!) y fuimos a buscar tiendas de cómputo y arte.

En la ciudad, todo está organizado de modo que si querés artículos de arte, los encontrás todos en una o dos calles. Ahí están los bastidores, las pinturas, los pinceles y todo lo que se necesite. Si necesitás cosas de computadoras todas están concentradas también. lo mismo las ferreterías o la ropa.

No voy a entrar en el detalle de lo que vi, porque esto ya se está haciendo largo, y, en buena lid, los detalles de la ciudad los encontrás en docenas de blogs y vlogs que hay en Youtube.

Quiero más bien hablar de lo que sentí. Y lo que siento dentro de éste viaje.

Porque al final, eso es lo que hace una experiencia: Cómo te sentís mientras la vivís.

Durante el día me sentí vibrante, con el asombro de la niña absolutamente intacto y fascinado con todo.

Cuando venía de vuelta en el “pecero”, me dejaron a unas calles de acá y me perdí por un rato buscando los apartamentos donde vivo.

Me asusté un poco, ya era de noche y ¡bueh! Al final soy una extranjera en un lugar desconocido. Y además estaba ya exhausta.

Al llegar acá, me plagaron las ganas de estar en mi casa, con mi perra, la chimenea y las estrellas. El apartamento es sumamente agradable (Foto abajo), pero entré por un segundo y medio en auto-compasión y un poco de berrinche.

Me detuve.

No tiene mucho sentido. Digo, me puedo devolver mañana como si nada hubiera pasado.

Si, puedo. Y si quiero. Pero no.

Viajar a esta edad tiene un añadido que no es agradable pero está ahi, como un invitado con mal aliento al que te tenés que aguantar: Tenés más de cincuenta años viviendo lo mismo. El mismo tipo de comida, las mismas calles, los mismos negocios. Cada día que no cambiás de paisaje, es un día que te va a cobrar el cambio.

Si a los veinte la zona de comfort echa raíces, a los cincuentas es una plaga difícil de controlar.

Extrañás cosas tan absurdas como la jarra en la que echás el café o la lámpara con la que leés de noche. Y morís a pellizcos con una insoportable facilidad.

Y al llegar acá, exhausta, cada día rutinario en mi hermoso chalet en San José de la Montaña, me me sacó la lengua y me dijo con sorna: “no es igual, ¿Verdad?”

¿Deberíamos por lo tanto, huir de la tranquilidad de nuestras zonas de comfort?

No creo que haya mucha opción. De las pocas frases que son absolutas en la historia del ser humano, una es “Lo único permanente es el cambio”.

Y como siempre, lo trascendente es ¿cómo vas a reaccionar al cambio?

Sea voluntario o no. Eso no importa.

Aceptar el final de un período hermoso, es llamar al nacimiento de todo lo que está por venir.

Hoy estoy acá, en el apartamento de México. Soy una más entre muchos millones de seres humanos en una ciudad dramáticamente grande.

En éste momento ¿me gusta lo que estoy viviendo? No particularmente. Pero aún estoy cansada, me duelen los pies de tanto caminar y no tengo mucha comida en la nevera.

Realmente no es un buen momento para preguntarme si estoy feliz o no. La respuesta en cualquier caso, no tiene la menor importancia.

Contrario a lo que siempre digo, y esto lo estoy aprendiendo mientras lo escribo: “La vida no se trata de ser feliz, se trata de vivir lo que sea que estés viviendo”.

Sin negar las emociones, ni siquiera evadirlas. Las vivo.

Siento nostalgia, me hace falta mi casa, mis hijos y mi perra. Está bien. Es lógico.

Siento un hueco en el estómago, y tengo ganas de llorar. Está bien, si quiero llorar me voy a dejar llorar.

Pero hoy no me voy a devolver a Costa Rica. Hoy dejo que esta Olga en México sea lo que es.

Hoy voy a pintar, escribir y diseñar. Hoy tal vez vaya al supermercado.

Me trato con cariño, con respeto a lo que siento y a lo que vivo.

Probablemente en un par de días, con las baterías recargadas y después de descansar voy a estar sumamente feliz por la maravilla de experiencia que estoy viviendo.

Hoy me dejo vivir la falta que me hace Olya (Con los hijos y los amigos hablo, con ella no), y toda la belleza en mi vida hasta antier.

Mañana o en tres meses comprenderé (Porque la historia nunca se entiende mientras la estás viviendo) qué hago acá y es posible que el día de mi regreso sienta la misma nostalgia por lo que estoy viviendo ahora.

Por ahora, México día 1: ¡Genial!

 

 

 

 

(1) La Plaza de la Constitución es conocida de manera informal como Zócalo, pues para conmemorar la Independencia de México, en 1843 Antonio López de Santa Anna ordenó la construcción de un monumento, pero nunca se llegó a erigir y sólo quedó en el centro de la plaza el zócalo o base de lo que sería una columna de la Independencia, que permaneció varios años. La palabra “zócalo” se convirtió desde entonces en sinónimo de la plaza central.

 

Olga Sáenz 2020: Actualizaciones.

0

Todo el mundo sabe que tengo cinco hijos. El mayor cumplió 30 este año. El menor 21.

Todos son mayores de edad, responsables por si mismos y cada uno en su camino personal hacia su propia felicidad. Seres humanos seguros y maravillosos para quiénes ya no soy indispensable. (¡Por dicha!)

Yo he pasado el año trabajando intensamente el dolor del nido vacío. No porque ellos me hayan dejado sola ni mucho menos. Si no porque simplemente esa es la ley de la vida.

Y está buenísimo que sea así. Porque a los padres se nos devuelve la vida completa.

Ya no le pertenecés a nadie, ni siquiera emocionalmente.

Nos guste o no, tenemos que ver a los hijos como los adultos que son, valorarlos y respetarlos así, pero todavía más importante tenemos que vernos a nosotros mismos como seres individuales independientes también de los hijos.

Nos acostumbramos a tomarlos como una válida excusa para no hacernos cargo de nuestra vida, y, bueh no.

Hay que vivirla bien porque todavía podemos reventar la zona de comfort y volar.

Porque a éstas alturas somos completamente capaces de retomar nuestra libertad y hacer con ella lo que queramos.

Porque he descubierto, y por lo menos esa es mi experiencia, que, si nos descuidamos, terminamos dependiendo de los hijos.

Nos acostumbramos tanto a que nuestra vida de vueltas alrededor de ellos que terminamos queriendo quedarnos ahí, buscando solucionar sus problemas y facilitandoles todo. Sin vivir nosotros nuestras propias vidas, si no, tratando, inútilmente de que ellos vivan la nuestra.

Pues bien. Yo no me apunto. (Y de todos modos mis hijos tampoco se apuntaron, ¡Bien por ellos!)

Yo decidí que quiero mi vida y quiero vivirla. Quiero que el día que la muerte me atrape esté vivita y coleando, y no sentada en una mecedora, ni trabajando como un camello para alguien más. 

Entonces bueh, aprovechando que trabajo remoto y que empresas fantásticas han puesto su confianza en mí para crearles contenidos y trabajar sus websites me voy a viajar. 

Así, si. Me voy a viajar. Sola, además. 

Comienzo por México, el 7 de Enero. Cuatro meses, a varias ciudades, semanas de caminatas, de museos, de historia precolombina y colonial y de inmersión en un país absolutamente magnífico.

Voy a conocer gente, historia, naturaleza, carreteras, pueblos mágicos y a mi misma en otras dimensiones de espacio/tiempo.

¡No puedo pensar en un mejor inicio de esta nueva versión de Olga Sáenz!

¿Qué sigue después? ¡No sé! Tal vez vuelva y me siembre para siempre en una cabaña en la montaña. Tal vez ni vuelva y siga viaje… No tengo idea.

Me siento como una hoja a merced de un Viento profundamente amoroso. 🙂

¡Y estoy super feliz con la idea!

 

 

El juego de la víctima o un enano con cuchillo

0

El juego de la víctima. Todos lo jugamos. Todos nos echamos a llorar porque no tenemos el confite de turno. Todos nos hemos tenido lástima, todos nos hemos sentido como héroes injustamente tratados. Es un juego adictivo y peligroso y nos hace, si, muchísimo daño.

 

El juego de la víctima. Es un juego adictivo, peligroso, en que apostás y siempre perdés tiempo, felicidad y con frecuencia relaciones, trabajos y otro montón de yerbas similares.

Primero que nada, quitemos a las verdaderas víctimas del post. De una. 

Quitemos los casos extremos de los chiquitos que viven en cualquier tipo de dolor. Quitemos la guerra, el hambre, la violencia y todo lo que realmente amerita la palabra “Víctima” (Con mayúscula).

Eso no es un juego. Y no estoy hablando de éso. 

Si tus necesidades primarias están satisfechas, sos mayor de edad, y no vivís en violencia causada por algo infinitamente más grande que vos, como una guerra.

Y aún así, te sentís injustamente tratado en alguna parte de tu vida, lo estás jugando, y al jugarlo, si, ¡Qué pena! Te estás poniendo una zancadilla.

Las víctimas son glorificadas, tienen muy buena publicidad y sin duda llaman la atención. Las víctimas merecen consideración, respeto, dignidad.

¿Qué sería del mundo literario o del cine sin víctimas?

Es la defensa máxima. “¡Soy víctima!”. Y si estás del otro lado, es culpabilizante. Sin duda.

El juego de la victima

¿Porque jugar el juego de la víctima?

El asunto es, llorar para que me den el confite. ¿Funciona?

¿Qué es el confite? en este mundo de adultos. ¿Qué es lo que busco sintiéndome hecha/o mierda?

Un amadísimo amigo solía decirme ante un jefe tiránico que teníamos “Aquí no hay mártires, sólo voluntarios”.

Este es un juego que jugás voluntariamente. Y en tu contra. En que te metés autogol.

En que, ante todo y sobre todo, sos víctima de vos mismo/a.  Es una zona de confort, en que optás por pasarla mal para ¡Pucha! para estar bien.

Es un juego en que te decís a vos mismo que estás vencido.

Y,  ¡Qué torta! Rendirte no sirve para nada.

No es como que decís que te rendís y que ya no podés más y los problemas súbitamente desaparecen. No pasa nada cuando te sentís víctima.

Nada.

Tarde o temprano te tenés que levantar de ahí, y dejar de sentirte que no podés, y ¡diay! Enfrentarte a que estás viva/o.

¿Cómo somos cuando estamos en víctima?

Las víctimas son peligrosas. Enanos con cuchillo.

Lo del enano con cuchillo viene de una parrafada genial -y ante todo muy útil- que escuché una vez en un bar:

“No hay nada más peligroso que un enano con cuchillo.

El enano en uno es la parte más pequeña. más vulnerable y más insegura. Es la parte en uno que tiene más miedo. Si le das un cuchillo, va a matar. Sin duda.

No hay nada más peligroso que un enano con cuchillo”

Cuando entramos en el juego de la víctima, le damos el cuchillo al enano. E, inevitablemente nos hacemos mucho daño.

  • Las víctimas creemos que todo el mundo está ahí para nosotros, porque todo el mundo es culpable de nuestro dolor.
  • Las víctimas creemos que si no estás para mi aquí y ahora sos desleal y merecés lo peor.
  • Las víctimas creemos que el otro solo existe en función de mi.
  • Las víctimas creemos que mi dolor es más intenso, que solo yo lo siento.
  • Las víctimas creemos que el universo completo la tiene contra mi. Porque si, así de importante me creo cuando soy víctima.
  • Las víctimas, si creemos en Dios, lo convertimos en sádico.
  • Las víctimas somos impotentes.  No tenemos forma de defendernos.
  • Las víctimas creemos que estamos solas, incluso cuando lloramos en el hombro de alguien.
  • Las víctimas sentimos envidia porque yo no pude y el otro si.
  • Las víctimas estamos muy enojadas, porque a nadie le importa que yo ¡Yo! sea una víctima.
  • Las víctimas estamos paralizadas por el dolor que creemos sentir.

Ser víctima es un escondite ante el verdadero dolor. Ser víctima es la cueva en la que me escondo para no enfrentarme a la vida y a lo que siento.

Si soy víctima le puedo tirar lo que siento a alguien más. Que es, al final, mi victimario.

Si soy víctima, ante todo y sobre todo, no soy responsable de nada, ni de mi vida, ni de mi dolor, y por lo tanto no puedo hacer nada más que sentirme víctima de él.

Y odiar al que esté al frente por causar, ¡cualquier cosa!

El juego de la víctima es, ante todo una elección.

Decidimos o no jugarlo.

¿Porque juego el juego de la víctima? Porque así lo decidí yo. 

El juego de la victima

¿Cuándo te salís del juego?

Cuando decidís responsabilizarte por vos mismo.

Por tus emociones, por tus sensaciones, por tus pensamientos, por tus acciones.

Cuando dejás de preguntarte quién es el culpable y te das cuenta de que sos responsable por tus reacciones.

Pero ¡Además! Te das cuenta de que el otro también es responsable de las suyas. ¡No vos!

¿Cuándo dejás totalmente el juego de la víctima?

Cuando te das cuenta de que no sos, por nada y para nada, el centro del universo de nadie más.

Y de que eso, es maravilloso.

Para terminar, la pregunta siempre es “¿Para qué?”

El juego de la victima

¿Para qué jugás en juego de la víctima?

No sé vos.

Yo creo que yo aprendí en algún momento que pasarla mal era ser muy “cool”. Que los héroes la pasan mal.  Que sufrir es parte del guión de un personaje muy muy interesante.

Y, ¿para que quiero ser interesante?. Simple.

Porque ando pidiendo a gritos ser amada.

Porque creo que no soy amada.

Y soy, brutal y caústicamente víctima de ésa tremendamente absurda creencia.

Emma Watson sacó la palabra “self-parterned” (Auto-acompañada).  (Si hubiera estado ahí, le aplaudo de pie.)

¿Quién no me ama?

¿Mis hijos? ¿Dios? ¿Mi pareja? ¿Mis padres y hermanos? ¿Mis amigos?

No, Perdón. La que no me he amado lo suficiente soy yo.

“Aquí no hay mártires, sólo voluntarios”.

Cada vez que juego de víctima de algo o alguien, gritando ¡por favor quiero ser amada, reconocida, respetada! En realidad lo que me falta es un espejo, verme, reconocerme, respetarme y levantarme de donde estoy y ponerme a caminar de nuevo.

Con amorcito, en buena nota, con una sonrisa de apoyo interno. Auto-acompañada/o.

¿Necesitás terapia para hacer esto?

Dale prioridad 1.

Cuando se deja de jugar de víctima, ante todo dejás de hacer a los demás responsables por tus emociones.

Hacéte cargo, buscá ayuda, lee, hablá, hacéte responsable de lo que sentís y de lo que estás viviendo. Buscá comprenderTE. Hacete cargo de que siempre, lo querás o no, estás auto-acompañado.

Tratate a vos mismo con y desde el Amor, siempre. 

Responsablemente.

No es una mala idea y te puede cambiar la vida.

A mi me le está dando un giro de 180°

 

 

 

 

 

Costa Rica in the high season, the good, the bad and the ugly

0
Costa Rica in the high season

Costa Rica in the high season may be a bit, or very chaotic for all visitors. Depending on your destinations, there are some things you should know about this fantastic, beautiful, and messy time of the year.

Costa Rica in high season

To understand what happens in the high season in Costa Rica, best to start by saying: When does it happen?

In the travel industry in Costa Rica, you will find, usually, four seasons: High season, peak season, green season, and rainy season.

The high season starts on Christmas Eve and goes all the way to the end of Easter.

Peak Season: There are two top periods in high season:

  • From Christmas Eve to the first Sunday of January
  • Easter week (Whenever that is, as it changes year to year, for 2020 is from April 4th to April 12th)

Green Season: Coincides with summer vacations (June and July) and traditional European vacations in August.

Rainy Season: September, October, and November.  And the first portion of December as well as May, however, we are going to set a separate note for these particular months.

high season in Costa Rica

Now, we are here to talk about the high season, the good, the bad, and the ugly.

From late December to half May, Costa Rica is sunny and gorgeous. And depending on where you are, it can also be windy and fresh.

Let’s first talk about Peak Season: 

The good:

  • The weather is fantastic. Sunny, a bit windy and chillier in the mountains.
  • There are a lot of celebrations, and if you are around San José, you can witness the biggest horse parade in the country.
  • A lot of Costa Ricans are on vacation. So you will see the most genuine Costa Rican ways together with the most touristy.
  • Because of the weather, wildlife sightings are more common.
  • The best time for coffee tours, as this is the peak of the coffee harvest.
  • The best time to see waterfalls. They are as pristine as can be.

Costa Rica in the high season

The bad:

  • Everything will be more expensive. Hotels, tours, and even food.
  • It’s almost impossible to find accommodations and even tour spaces in the most popular areas of the country.
  • It’s almost impossible to find cars for rent.
  • On the Caribbean side is the rainy season. And most likely there will be pouring rains.

The Ugly:

  • There will be lines to enter and to follow. Almost everywhere.
  • Rainforests will be noisier with human voices and even shouting at times.
  • Everything takes longer, restaurants, tours and check-ins and check-outs.

Our recommendations:

  • If this is the time of year you are planning to use for your vacation, please know that you must reserve at least a year prior.
  • Go for the off the beaten track destinations. Costa Rica has so many gorgeous yet undiscovered areas.

Costa Rica in high season

The High Season (Not Peak)

The good:

  • The weather, of course. The sunny season on the Pacific side, the Central Valley, and the southern mountains are very bright.  March and April are rather hot.
  • There are all sorts of cultural activities, concerts, art fairs, and much more in the main population centers. Check with your travel designer.
  • The travel industry is up and ready to be the best. Everyone is working. Service is the best in the year. There are no construction or restoration works in the hotels or anything similar.
  • Trees are in bloom in this time of year
  • The migratory bird species are in Costa Rica, adding more than 350 species to the already quite extensive Costa Rica bird species list.
  • Coffee Tours are great at this time of year as you can see the water mills at work.
  • Sunsets in the Pacific are breathtaking
  • Rafting tours are great and milder.
  • Waterfalls look stunning on sunny days.

Costa Rica in the high season

The bad

  • Rates are higher than in green or rainy season
  • If you are on the Caribbean side, especially in January and February, there might be floods or landslides on the road.
  • If you go up the mountains (San Gerardo de Dota, San Ramón, or Monteverde), it will be chilly. We are talking about 40-50° F.

The ugly

  • Crowds almost everywhere in the most popular tours and national parks.
  • Long lines and waiting times in tours and national parks.

Costa Rica in the high season

Some tips:

  • Come with a tour operator. It may sound like I am saying, “Go with us,” and yes, I am. But mainly because in this time of year a travel agent may be the difference to find better rooms or alternative tours when everything is full. 
  • Ask your travel designer when cruises arrive, and the crowds are more significant. And avoid these days.
  • Don’t leave all your planning for the last minute, particularly if you have your heart set on one singular place. Everything fills up fast.
  • Plan everything earlier in the morning and the most popular attractions like Manuel Antonio National Park or Monteverde Reserve for the afternoon.

 

To wrap it up

Costa Rica is great on any date. However yes, if you are coming in the next few months, let us know! Costa Rica has so much and it’s so varied that coming without a travel agent may make you easily lose your precious vacation time.

Contact us, and we will design a perfect vacation for you!


Written by Olga Sáenz for Terranova Costa Rica

If you want to reproduce this article as a whole or partly, please use the following reference:

Sáenz, Olga.  Costa Rica in the high season: The good, the bad and the ugly. (2019). Terranovacostaricadmc.blog. Retrieved 6 November 2019, from https://terranovacostaricadmc.blog/2019/11/05/costa-rica-in-the-high-season-the-good-the-bad-and-the-ugly/

Safety in Manuel Antonio, a short but essential guide

0
Safety in Manuel Antonio

None knows better about safety in Manuel Antonio than a local. However, it is a concern for all our community and country that every single visitor is safe and will go back home with a smile and great memories. So, please read on and be safe.

Safety in Manuel Antonio

Safety in Manuel Antonio goes, of course, beyond the national park and even our region, as your vacations as a whole are our concern. However, we will address your trip into our area

Manuel Antonio is as safe as any other tourist destination in the World. It is NOT dangerous. But you have to, as anywhere else on the planet, use your common sense.

I am creating a list here of some precautions you should have when vacationing in Manuel Antonio or Quepos.

You may find them useful if you are traveling with a group, or a travel agency as much as if you are renting a car. Renting a car- Take these into account.

At the Airport:

As you get out of any of the international airports of Costa Rica, you will find a multitude of signs and people calling names looking for their relatives or clients.

It is difficult and can be intimidating.

Our first recco is: Arrange transportation with us. We will be there, with our sign, waiting for you. 

However, if for any reason you’d instead arrive and get to your hotel or Manuel Antonio on your own, here are some tips for you:

  • Arrange transportation beforehand.
  • If you are coming after 4 p.m. into Costa Rica and driving, get a hotel room in San Jose, or close to the airport and travel early in the morning.
  • Have our emergency number close by.
  • Don’t leave your luggage unattended
  • It often happens that a person may offer you a phone for you to call. You may thank him or her and use it (It is a common thing to do) but keep the alert. If you decide to use someone else’s phone, stay in a visible spot, and watch after your belongings at all times.

If you are driving into Manuel Antonio

  • Don’t drive after sunset. Sunset is from 5:30 p.m.to 6:20 p.m. throughout the year. No seasonal differences (Remember this is the tropics, and it happens fast).
  • The road between Manuel Antonio and Quepos is very winding and can be tricky. Go slowly; there are complete parts if it without sidewalks, and it is quite common to see people walking at the edge.  Also, animals sometimes go across monkeys, coatimundis, and even sloths.
  • Around the area of Quepos and Manuel Antonio, you may find potholes. When you are driving around here, be mindful of them. Some may be quite deep.
  • Do not leave anything unattended in the car, locked or not locked!
  • Do not pick hitchhikers. In the area is quite frequent to find surfers and young travelers hitchhiking. However, it is dangerous. Even if criminality in the region is low, picking hitchhikers is connected with theft and other more violent crimes.

Safety in Manuel AntonioAvoid the beach after dark or before sunrise.

  • Beaches are charming at night. You want to see the milky way in all its splendor, and the surf, especially if there is bioluminescence. But listen to your common sense: Beaches in Manuel Antonio are dark, and even in a group, a walk in the dark makes you extremely vulnerable.
  • If you are caught at the beach after dark, get to the road and get a taxi to go back to your hotel.
  • Don’t go to the forest at night (unless you are with a tour guide and on tour). This is the time for snakes and similar creatures to find food. Besides, it is extremely easy to get lost.
  • Avoid swimming at night. Manuel Antonio is a safe place for swimming, but there are currents, and if you are not visible, nobody will notice if you are struggling in the water.

At the beach

  • Please ask the locals about the areas where there are rip tides.
  • Do not leave things unattended to go in the water. From humans to animals, there might be scavengers in the sand while you are having fun in the waves. (Our advice is not to take anything valuable to the beach if you are planning to go in the water and are alone)
  • There are several vendors in the beach at Manuel Antonio, Mostly all of them are harmless and are just trying to get a dollar for an ice cone or a coconut juice. However, be alert when someone comes to talk to you.
  • People may come to talk to you about offering tours and activities. Do not buy any trips unless they come from a serious, known company.
  • Never mind it is overcast, use sunscreen. Never mind if you are never bitten or you haven’t seen one mosquito: Use bug repellent.

 

Spanish Key Phrases:

Keep a list of essential phrases to know in Spanish, just in case- An app on your phone is not enough. Have it in paper with you at all times. It may prove so useful.

  • ¿Dónde está el baño? (Where is the bathroom?)
  • ¿Cómo llego a ___? (How do I get to…?)
  • Soy alérgico a ___ (I am allergic to ___)
  • ¿Dónde está el restaurante ___? (Where is the ___ restaurant?)
  • ¿Dónde está el hotel ___? (Where is the ___ hotel?)
  • ¿Cuánto tiempo se dura en ___? (How long does it take to ___?)
  • No puedo comer ___ (I cannot eat ___)
  • No puedo ___ (I cannot ___)
  • ¿Esto tiene ___? (Does this have ___?)
  • Me siento mal (I feel sick)
  • Tengo ganas de vomitar (I feel like throwing up)

Safety in Manuel Antonio
Your passport

  • Get some photocopies of your passport and put them in separate areas in your baggage.
  • And always put your passport in the safety box in your hotel (Don’t forget it when checking out!) If you lose it, it will be much easier if you have a copy.

Your money

  • Call your banks before leaving home to clear any international travel prohibitions on your account.  It’s terrible to find you cannot get money from your account once on vacation.
  • Don’t bring traveler’s checks. They are not taken anywhere now.
  • Don’t buy any tours that seem to be shady in any particular way. Ask Epic Adventures! We are are a serious company, and you can find our reviews and credentials anywhere.  It is not about getting two more dollars; it concerns your security.
  • Check And double-check currency conversion. It can vary dramatically from one hotel to another. Go for the banks if you want to change. You can find several in Quepos and even in Manuel Antonio town, up the hill.
    Remember that U.S. dollars are accepted throughout Manuel Antonio and Quepos as well as the surrounding areas.
  • Bring $20’s. Forget about $50-100 bills, due to frauds; they are not taken.
  • Euros are not easy to change. Better to turn them into US Dollars.
  • Split your cash and cards into various areas in your luggage.

To wrap it up

Your safety is our prime concern. If you leave happy and safe from Manuel Antonio, most likely you will return, and advise others to come.

Please let us know when you are coming, the safest thing you can do is to have a good Manuel Antonio friend who is honest and straightforward with you. Contact us! And we will be there for you, at all times.

 


Written by Olga Sáenz for Epic Adventures, Costa Rica 

If you want to reproduce this article as a whole or in part, please use the following reference:

Saenz, Olga. Epic Adventures.  Safety in Manuel Antonio, a short but essential guide. (2019). Epic Adventures Costa Rica. Retrieved on (DATE)___________, from https://www.epicadventurescr.com/blog/safety-in-manuel-antonio-a-short-but-essential-guide/

El tiempo es un activo.

0
El tiempo es un activo

El tiempo es un activo. Es un activo imprescindible. En buena lid, mientras estamos en esta dimensión, este activo es probablemente el único realmente importante.

 

“El tiempo es un activo”. Eso me lo enseñó mi sabia madre. Y al día de hoy creo que no lo comprendo a cabalidad. 

No nos damos cuenta, pero lo que hacemos al trabajar es venderle el tiempo a alguien. Y el tiempo, como dice el fantástico Mujica, el tiempo es vida.

Entonces bueh, si. Cuando te metés a trabajar y acordás un pago por tus horas de trabajo, lo que hacés en realidad es decirle a tu empleador: “Le vendo ocho horas diarias de mi vida” y eso está muy bien.

Esas ocho horas deberían pagarte con 16 horas tuyas. Ocho para sueño y ocho para lo que te dé la gana.

Cuando tenés un sueldo y un contrato de ése estilo, las cosas son diáfanas.

¡Pero! Cuando sos independiente la cosa varía un toque, porque resulta que el panorama se nubla un poco.

Vamos a ver:

Si yo voy a El Rey a comprar ganchos. Y cada gancho cuesta ¢100. No hay forma de que yo le diga al cajero del Rey: “Mirá son sólo dos… ¡No jodás! ¡Dámelos!”

No lo hacés con El Rey, no lo hacés con un vendedor de aguacates y no lo hacés en Zara.

¡Pero! Por alguna razón que nadie comprende muy bien y cualquier trabajador independiente sabe de lo que estoy hablando, sentimos que el tiempo del otro… Di, no existe. No importa. Es sólo tiempo… Ésa vaina sobra.

No. Es vida.

El tiempo es un activo

“Dar la vida por otro”. ¿Suena conocido no? Es como el último de los heroísmos. El de Jesús y otros grandes.

Ajha. Cuando te hacen esperar, mae estás dando tu vida por otro. 

Cuando hacés un trabajo gratis, por cortico que sea, estás dando tu vida a otro (¿En serio querés darla?).

Cuando hacés un trabajo barato, estás vendiendo tu vida baratica. 

“Dar la vida por otro”. Sé que la frase tiene que ver con perder tu vida completamente, pero ¡En serio! Cuando trabajás de gratis estás dando tu vida por otro.

Suena muy heroico… di si. Y también dramático.  Pero al carajo el heroísmo. Es una forma de ponerle una etiqueta bonita a una vaina que no está bien, y no nos hace felices.

Por lo menos podría uno elegir ¿no?

¿Realmente quiero regalar mi vida a esto? ¿Lo merece? ¿Lo vale?

El rollo es que con una frecuencia impresionante, pedimos a gente que nos regale su vida. Sin siquiera darnos cuenta de lo que nos están dando.

¡Todos lo hacemos! Pero cuando nos lo hacen a nosotros, es agüevadísimo.

El tiempo es un activo

¡Y no me lo malentiendan! Creo en hacer favores. Creo en ser útil para el que necesite de mi. Creo que si hay un sentido en ésta vida es justamente ése: Estar en el momento y el lugar idóneos para ser útil. Y abrirse a serlo. 

Y creo profundamente en la reciprocidad, en dar y recibir en un fluido permanente y amoroso.

Sin embargo, es una opción. Sigue siendo una elección.

Y podés decir que no. 

Podés decidir que querés hacer otra cosa en la vida que ser útil para alguien más.

Podés con toda tranquilidad, -a lo Metroman (1) – decirle “no” a alguien que te pide tu vida, siquiera por un rato.

Es también Amor. 

 Y ese “no” que es Amor Propio no es, ni debería ser jamás, culpabilizable. 

Pagar en culpa un “no”, que en realidad es un “si” a uno mismo, no tiene NINGÚN sentido.

El tiempo es un activo. Así como cuando entrás a Nibanco y te dan al principio un poco de plata, cuando entrás a la vida, te dan un montón de tiempo.

¿Qué hacés con él? 

¿Invertís? ¿Gastás? ¿Despilfarrás? 

Valoramos el dinero muchísimo más que el tiempo. Las cosas, cualquiera… desde un Iphone hasta un cuaderno, más que el tiempo.

Sólo te pido que pongás atención a qué le das tu vida.

Es lo único que realmente es tuyo para dar.

 

 

Aclaración importante

Cualquiera que haya hablado conmigo un ratico sabe con certeza que creo que el tiempo no existe.

Que creo que lo único que existe es el momento presente y ahí no hay posibilidad de tiempo.

Sin embargo, es una ilusión persistente. Sin duda.

¿Cómo te relacionás con ella? Y dentro de ésa ilusión, ¿Cómo te relacionás con vos mismo? Ese es el asunto.

 

Reencarnación, ¡oh si! Media docena por favor

0
reencarnación

Reencarnación. La palabra interesa con sólo escucharla. Para quienes creen ciegamente en ella, así como para sus detractores es un motivo de discusión.

La idea de que no suceda nada después de la muerte nos aterra y para muchos y cada vez más la idea de un paraíso terrenal y -mucho más todavía- la de un infierno, parece cada vez más absurda. Y la reencarnación llega como un chupa chupa que nos asegura que después de todo es posible que… ¡naaahhh! Fijo no nos morimos, fijo volvemos.

Muchos agarramos la idea para vernos como cruzados o sacerdotes egipcios o emperadores chinos. Otros buscamos en las miradas de quienes nos rodean a quiénes estuvieron con nosotros en otros tiempos.

Pero es que, en buena lid, no hace falta morirse para reencarnar. Estamos reencarnando continuamente.

Si sólo nos lo permitimos podemos vivir media docena de vidas intensas y hermosas en un solo período vital.

Y, aunque no se lo permitamos a veces la vida nos fuerza a morir y renacer, así a güevazos.

reencarnación

Porque nos guste o no. Somos, inevitablemente, aves fenix.

En algún libro leí que los aborígenes australianos tienen una costumbre llamativa, por decir poco.

Resulta que ellos no celebran los cumpleaños si no que, cuando una persona cambia de oficio, de manera de ver la vida, o lo que sea, hace una celebración y se cambia el nombre. Pasa de ser, por ejemplo: “Hombre que teje canastas” a “Hombre que encuentra agua”. Y toda su gente le celebra el cambio.

Y es que nos sucede a todos. Si recordamos momentos claves de nuestras vidas vamos a ver como reencarnamos una y otra vez.

Y si somos fieles a nosotros mismos, las reencarnaciones son tan fluidas que apenas las notamos.

Cuanto más comprometidos estemos con cualquier otra cosa -fuera de nosotros mismos- más las resistiremos. Al final, son una forma de muerte. Si.

Dejemoslo suceder, como el agua que llega a la catarata… ¡Dejémonos caer!

reencarnación

Un ejemplo personal:

Yo recuerdo cuándo fue la primera vez que pensé en ser guía de turismo. No tenía diez años. (Enano de otro cuento). Y cuando por fin lo conseguí, toqué el cielo. Y fui una guía de turismo intensamente feliz por décadas.

Pero así como recuerdo el momento en que decidí serlo, recuerdo el momento exacto en que dejé de ser guía de turismo.

Iba con un grupo de estudiantes hacia el Arenal y una chavala me preguntó por las plantas ornamentales luego de que había hablado de ellas al detalle.

Escuché la pregunta y no me moví de mi asiento frontal. Seguí viendo por el parabrisas por uno o dos segundos, de ésos instantes que confirman la relatividad del tiempo porque se te hacen eternos.

Me enojé. Me sentí harta de los pasajeros. No quería contestarle. No quería volverme siquiera. Estaba absolutamente harta de ella y de todos.  Recuerdo hasta pensar en la posibilidad de bajarme en cualquier lado y agarrar un bus para mi casa.

Me volví, le contesté con una sonrisa y seguí trabajando. Pero supe, con toda certeza que yo ya no era guía de turismo.

Trabajé varios años más, pero la magia había desaparecido totalmente. Guiar se había convertido en un trabajo tan monótono como pegar botones en una fábrica. Y lo hacía exclusivamente por dinero. La alegría había muerto.

Desde ése momento a éste, en que escribo esto, han pasado varias vidas. las prioridades han cambiado, los objetivos, las creencias, las rutinas y hasta los paisajes han cambiado casi subrepticiamente.

Aunque mi esencia siga siendo la misma. De vida en vida. 

Creo que no soy una excepción. Estoy segura de que si te ves a vos y tu historia podrás ver tus reencarnaciones. Este es sólo el ejemplo más cercano que tengo para citar.

Creo en vivir a fondo lo que sea que estés viviendo hoy. Hasta la médula. Sin rollos, y sin tanto cuestionamiento.

Y creo en dejarlo morir para que venga el próximo.

Morir nunca es fácil. Tenés que dejar todo lo conocido. Animarte a probar no ser más lo que has sido hasta ahora.

reencarnación

Quebrar el huevo que te ha protegido hasta ahora para poder volar. Lo que sea que vayás a ser te espera con los brazos abiertos. Pero hay que quebrar el huevo. Dejar la seguridad y la comodidad.

Y suena muy chiva a los veintes, ya para los treintas lo ves con cara de “¿En serio?”. A los cincuentas puede dar franco terror.

Si sos fiel a vos mismo, el parto no es tan rudo.

Pero hay que dejarse morir. Dejar ir lo que creías que eras para convertirte en lo que vas a ser ahora, por un tiempo, hasta que te murás de nuevo.

Y en cada muerte, un nacimiento, una resurrección, una reencarnación.

Esta vaina no se termina, hasta que se termina.

¿Reencarnamos cuando muere el cuerpo? ¡Ay mae! No tengo idea. No me importa, honestamente. No me estoy muriendo en éste momento. Cuando pase me daré cuenta. O no. ¡JA!

No tiene, en este momento, la menor importancia.

Pero abracemos aquello que vamos a ser, en un día, en un año o una década.

Abracemos los cambios que nos llevan a reencarnar, a reconocer en nosotros artes, pasiones y conocimientos que no sabíamos que teníamos.

Se puede morir bien, sin suicidios, sin dramas. Cambiar de forma todas las veces que la vida te lo pida.  Animarnos a ser lo que nunca imaginamos que podríamos ser.

Y sin embargo sospecho que el terror no sólo está en morir. 

Creo que lo que realmente nos da muchísimo miedo es nacer: Vulnerables, pequeños y sin idea de lo que estamos haciendo. Y solos además. 

Tocando ésa inseguridad del carajo que nos provoca la sensación de infancia. Es una mezcla de fascinación y terror. De tremenda fragilidad e inevitable movimiento.

De asombro. De mucho asombro. 

Para terminar.

La vida no se termina hasta que se termina.

El trabajo que te fascina hoy, puede aburrirte mañana. Lo que hoy parece trascendente, para mañana es insignificante y olvidable.

Cuanto menos apego, menos rollo en el funeral de lo que fuimos.

Reencarnamos inevitablemente. Lo único demoledoramente constante en esta vida es el cambio. Dejémonos morir y nacer todo lo que haga falta.

Reencarnemos tranquilamente. Es parte de estar vivos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Selfies with wildlife discouraged in Costa Rica #stopanimalselfies.  

0
Selfies with wildlife are to be discouraged in Costa Rica in an intense campaign announced by the MINAE (Ministry of Environment and Energy). #stopanimalselfies.

Selfies with wildlife are more harmful than we imagine. And for the Costa Rican Ministry of Environment and Energy that is crystal clear.

We want to prevent visitors from feeding (animals), from capturing them for photos and from manipulating them,” said the vice minister, Pamela Castillo, while promulgating the campaign.

As we all know, in Costa Rica you can actually enjoy the true wildlife experience. And people from all over the World come to our rainforests looking for the sloths, monkeys, toucans and a lot more.

Selfies with wildlife

Given this, we are the first country in the World to stand and talk against a practice that is not only usual for encouraged in the travel industry all over the World.

 

Find more about the campaign here

According to the Minae representative, the selfies with wildlife can produce “stress and suffering” for the animals and even put visitors at risk. (Find here an article on the consequences of selfies on sloths)

That prompted the sustainable tourism campaign, called “Stop animal Selfies” (#stopanimalselfies), or “paren los selfies con animales” in Spanish.

The ministry mentioned a study from the World Animal Protection organization which discovered that the seventh-most “inappropriate” wildlife photos were taken in Costa Rica.

Find here the Selfie Code Pledge by the World Animal Protection

The environmental and tourism sector come together to stop this practice and be an example in the world, motivating to avoid direct contact and selfies with wild animals in captivity or in their natural habitat when there is human manipulation,” MINAE said.

Selfies with wildlife
The Wildlife Selfie Code. (2019). World Animal Protection USA. Retrieved 28 October 2019, from https://www.worldanimalprotection.us/wildlife-selfie-code?_ga=2.169020513.1345835609.1572280014-1737124562.1572280014

Government surveys indicate that about 40% of foreign tourists visiting Costa Rica seek to experience the country’s flora and fauna. More than a quarter of Costa Rica’s land is protected in national parks, wildlife refuges and reserves.

Roberto Vieto, Wildlife Manager of World Animal Protection said:

“We congratulate the government of Costa Rica for leading one of the most ambitious initiatives and promoting responsible tourism in the region and the world. We would like to see more countries take this kind of action and show the same degree of responsibility to protect animals by conducting animal-friendly campaigns. Tourists who visit these places are not aware of the cruelty these animals suffer just because of a photo.”

Andrea Borel, Executive Director of Humane Society International said:

“We applaud Costa Rica’s efforts to ensure the protection, ethical management and welfare of wild animals by avoiding promoting practices that are cruel to animals, as they do not respect their natural behaviors and promote a mercantilist and utilitarian vision, which is a lack of animal welfare freedoms promoted by international organizations such as the OIE. We hope that Costa Rica will continue to set the standard as a leading country in biodiversity conservation and respect for wildlife as a whole.”

References:

Times, T., Doughty, N., Times, T., Times, T., & Zúñiga, A. (2019). Selfie with a wild animal? Not in Costa RicaThe Tico Times Costa Rica. Retrieved 28 October 2019, from https://ticotimes.net/2019/10/25/selfie-with-a-wild-animal-not-in-costa-rica
https://www.ict.go.cr/es/noticias-destacadas-2/1587-costa-rica-lanza-campana-stop-animal-selfies-para-proteger-a-los-animales-silvestres-de-fotos-y-selfies-inadecuados.html?fbclid=IwAR1DwfLTteLmdrrduCfn84S4jh_S44sC7CCbg3Q7BXnAo1hhoYiMF6_EhNI
The Wildlife Selfie Code. (2019). World Animal Protection USA. Retrieved 28 October 2019, from https://www.worldanimalprotection.us/wildlife-selfie-code

 


Written by Olga Sáenz for Terranova Costa Rica