O. una identidad hecha para volar

Durante muchos años tuve miedo de brillar y miedo de no brillar… Como todo el mundo, supongo. Sin embargo, mi personalidad es bastante fuerte y me resulta difícil pasar desapercibida. Así que, en este péndulo de miedos, me reprimí mucho cuando sentí que brillaba demasiado.

\"\"No se trata de modestia. Por favor, no lo malentiendan. No soy tan humilde (¡ojalá!)

Simplemente no quiero la responsabilidad. ¡Brillar requiere demasiado trabajo! ¡Hay que crear un sujeto que viva ese verbo! Una identidad que experimente las luces sobre si. Y este sujeto/persona tiene que ser coherente con cualquier pensamiento y palabra que diga para seguir brillando. Tiene que tener un compromiso con las ideas y los comportamientos. Hay que ser previsible en ese compromiso.

Realmente no quiero esa responsabilidad. Realmente no me importa pagar ese precio.  No quiero vivir complaciendo esa identidad y aterrorizada si alguien descubre que en realidad no soy sólo \”eso\”.

De ahí que huya de hablar en voz alta de algunos de mis puntos de vista sobre la vida y de por qué o por qué vivo como vivo.

Pero, por otra parte, sé que muchas personas, sobre todo mujeres, no saben que pueden vivir como realmente quieren.

Creo que tengo una buena vida, llena de amor y libertad. Y aunque no creo que haya una receta para ello, también creo que puede haber ideas que ayuden a quien lea esto a ver las cosas de otra manera.

Voluntarios, no mártires.

Todos estamos atados a muchas cosas. Las relaciones, las propiedades, los trabajos, las creencias, las ideas de confort, los miedos, y muchas más cosas nos aseguran que somos la identidad que creemos ser: La responsable. La que se queda que agrada y está ahí, pase lo que pase. La mártir.

Pero seamos sinceros, en esta obra de teatro que parece ser la vida con frecuencia no hay mártires, sólo voluntarios.

Nos ofrecemos para estos papeles y creemos que somos sus esclavos. No lo somos.

Somos lo que estamos haciendo y viviendo en este momento. Si crees que no lo eres, puede ser una buena idea empezar a mirar hacia dentro y hacer como predicaba Sócrates: Conócete a ti mismo.

He criado a cinco hijos de cuatro padres diferentes.  La mayoría de las veces se quedaron conmigo. A veces no lo hicieron.

Realmente pensé que no quería ser madre. Creé todo un drama pensando esto. Sufrí mucho, imaginando que era la esclava de mi situación. No lo era. Me hacía sentir terriblemente culpable pensar que no me gustaba ser madre, por lo tanto, pensaba que era una mala madre.

Era una buena madre, y lo disfrutaba. De hecho, lo disfruté mucho.   Mis hijos no tuvieron la vida más cómoda o normal ni la más feliz, pero tuvieron amor, libertad y se les enseñó a cuestionar y a pensar de forma creativa. Y ahora viven una vida bastante satisfactoria como adultos.

Disfruté de ser madre, pero supongo que disfruté más de la identidad de la mártir que cría sola a cinco hijos.

Fui voluntaria. Aunque suene duro, si realmente no hubiese querido estar ahí para ellos, podría haber hecho muchas cosas. Y lo hice, de hecho.

Trabajaba como guía turística; por lo tanto, los dejaba al cuidado de diferentes personas con bastante frecuencia. A veces durante largos periodos. A veces, estaba demasiado deprimida para cuidar de ellos; pero nunca perdí el contacto, nunca. Nunca fui indiferente a sus necesidades o a su bienestar. Quería ser su madre, y lo fui.

Me ofrecí como voluntaria para ser una madre responsable y cariñosa.

Todo mi drama vino por creer que era una mártir. Porque creía que quería ser una aventurera viajera.

Lo interesante es que ahora, tengo esa identidad: La persona que quise ser durante muchos años.

Así que, ¡tengan paciencia madres voluntarias del Mundo! ¡Si se puede ser todo en ésta vida! 

De hecho, a ésa, la he creado yo.

Creando nuevas identidades

Podemos crear una nueva identidad cuando queramos. Simplemente porque queremos. Y punto.

Creamos identidades con cada pensamiento. Creamos que somos lo que creemos que los demás piensan de nosotros. Creemos que tenemos que ser \”eso\” o \”esto\”.   Tomamos nuestras creencias y las convertimos en nuestro ejército y armada y les permitimos defender esta identidad creada que creemos ser.

El hecho es que podemos ser quienes queramos ser. Y ni siquiera necesitamos las creencias para defender esa identidad. Las identidades son sombras pasajeras, ninguna… NADIE se preocupa lo suficiente como para mirar su identidad incluso con un leve interés.

Si te interesa este artículo sobre mi identidad es simplemente por lo que te puede decir. Es interesante como espejo de lo que crees. No porque mi vida sea importante para ti… Y esto incluye, sí, a mis amigos y familiares como lectores.

Somos espejos andantes y nos pasamos la vida mirándonos en los espejos.

Tu \”identidad\”, la imagen que tienes de ti mismo, y sólo es importante para ti.

Y como no podemos evitar tener una identidad mientras creemos en el tiempo/espacio, se me ha ocurrido este personaje que es muy útil para lo que quiero vivir en los próximos años: O.

\"\"
O.

O. es una identidad creada para volar. Tan ligera como sea posible, tan fácil como pueda ser.

O. es el resultado de cuestionar una carga infinita de pensamientos, emociones intensas y sensaciones feroces.

Como O. soy una pluma que vuela libre, nómada, escritora, madre, amiga, amante, esclava, dictadora, pintora, bohemia, comediante, zorra, poeta, soñadora, profesora, serpiente sexy, gota de agua, romance en línea, hoja en un árbol, ciclo del calcio y cuadro en movimiento.

Así que, por ahora, he elegido ser simplemente O. Una O que parece un cero. El punto va donde me plazca ponerlo si quiero ponerlo.

Ahora mismo, no tengo historia. Ningún lugar donde vivir. Sin dirección.   Soy una pluma volando en una tormenta.  O lo que parece una tormenta.

Siempre errante

Ese es el único rasgo que ha permanecido, de una identidad a otra: La vagabunda errante.(Me encanta la palabra en inglés \”Wanderer\”)

Así que, esta vez, decidí abrazarlo plenamente y vivir mi vagabundeo en Paz.

Siempre fui una vagabunda errante. Lo hacía desde muy pequeña, echaba a caminar y caminar y me perdía en la sensación de vagar sola.Vagar es mi escape, mi ruta para salir de todo.

A lo largo de mi vida me esforcé por no ser un vagabunda errante. Me anclé con todas las responsabilidades que pude. Aun así, siempre echaba a caminar para evadirlas.

No importa lo bueno o malo que fuera un lugar, un amante o una situación, yo echo a caminar y me escapo de ella.  Y lo más posible es que vuelva como una ola, para irme de nuevo.

No soy sedentaria. No soy permanente. Soy una vagabunda errante. Una nómada

Sin embargo, he conseguido mantener relaciones bastante constantes durante décadas. Tengo fuertes vínculos con mis hijos y amigos. Pero todos ellos saben que desapareceré de vez en cuando. Me quieren y aceptan eso en mí. Saben que mi amor no puede ser atado.

Ahora me dejo llevar por la vida. Es el verbo que estoy jugando. Es incierto y puede ser incómodo, pero me fascina.

Puede que haya un día en mi futuro en el que deje de vagar errante por la vida y consiga una casa permanente, un florero para adornarla y un estilo de vida que requiera la personalidad de una persona más permanente. Este no es el momento.

Hoy soy nómada y soy libre.

De eso trata este blog. De eso va mi vida ahora.

No me importa si crees lo que digo. Y no digo que sea la mejor manera de vivir o la más feliz. Pero en el metro cuadrado en el que vivo, es el que más me gusta.

¿Cuál es la tuya? ¿Lo estás viviendo?

Si te gustan mis artículos puedes apoyarme en mi página de Patreon aqui. 

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *